viernes, 21 de noviembre de 2014

Es especial...


Lo entrañable de esta fotografía es que los abuelos del que era candidato, ahora ya hermano mayor electo, acudieron el día 8 de Noviembre a ejercer su derecho al voto, eligiendo para que guíe los pasos de la Hermandad a su nieto Isaac.

Fue especial verlos aparecer por la casa en la que sus hijos han pasado más horas que en la suya propia, la casa en la que sus hijos junto con ese grupo de amigos que se reunían en los seises más los allegados del barrio de las huertas inventaron una cofradía que si bien fundada en el 48 partió practicamente de cero en el 78, bendito año 78.

Y benditos ellos, bendita ella, primorosa mujer siempre dispuesta a confeccionar una centena de túnicas de raso brillante, acordaros de aquellas capas que subían el paseo elegantes y se llenaban del aire que tantos Miércoles Santos ha hecho acto de presencia, benditas sus ganas de engrandecer el ajuar mercedario, por tantos damascos convertidos en sayas para la pascua o para proclamar la grandeza de María, Virgen y Madre siempre Inmaculada.

Manos que bordan enaguas de procesión, con encajes color café que si bien encontrados en el rastro de Madrid ahora visten a la madre del Prendimiento en Almería.

Bendita la familia que es Hermandad y bendita la Hermandad que es familia.

Ojalá el Señor os guarde muchos años y cada Miércoles Santo detrás de la reja de Real 74 entre pétalo y pétalo podáis ver a la cofradía que es ya es herencia de hijos a nietos.