viernes, 6 de diciembre de 2013

Inmaculada Concepción de María



Cada cuenta del rosario es un sueño, un desvelo, un pensamiento, cada puntada del pañuelo una lágrima de emoción y sentimiento, como cada año detalles por la Inmaculada Concepción de la Virgen, María de la Merced y entre rosario y pañuelo este patio cumplió siete años.

A mi abuela Loli, celosa del ajuar mercedario, primorosa como ella sólo sabe, algún día, Dios quiera que dentro de muchos años darás puntadas de gloria en el reino de los cielos.