miércoles, 29 de octubre de 2008

En Octubre de 1999


No recuerdo ninguno de mis cumpleaños sin un ápice cofradiero.
Y este lo tuvo, vaya si lo tuvo.


Cumplía once años y esa misma noche partía hacia Sevilla para presenciar un hito histórico en mi corta e infantil vida de cofrade: La Coronación Canónica de María Santísima de la Estrella. Como regalo de Cumpleaños ¡una Coronación!, había visitado Sevilla con anterioridad, pero esa vez fue diferente, celebré mis once viendo una Procesión.
Recuerdo más bien poco la verdad, no sé por qué mi memoria se ha olvidado de detalles que a buen seguro hoy almacenaría para toda la vida, por que hoy me gusta la exquisitez de su Palio, me gusta su andar, y me gustan sus detalles.


¿Que regalo me gustaría para mis XXI? Una Casa de Hermandad.

4 comentarios:

pakillo dijo...

FELICIDADES!!!!!!!!!!!!!!!!!!
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Y QUE CUMPLAS MUCHOS MAS...=D!!!

cuidates y que te regalen muchas cosas haber si te dan ese regalo la casa hermandad;)=D


un saludo

Anónimo dijo...

Por poner una vela más, que aparte de la Casa, se haga realidad el Oratorio de la Hermandad.

SanFco.

Costero_Prendio dijo...

Si si, ¡¡en ese viaje estuve yo!! Bueno yo y todos los que jugabamos a las tinieblas en el claustro de la Catedral... La verdad que de ese grupo, quedamos pocos que estemos involucrados en la Hdad. (y eso cuando podemos...)

En pleno mes de Octubre Sevilla inundada de gente viendo una procesión mientras los travelos celebraban Halloween... jajaja.

Un abrazo y muchas felicidades.

P.D. La Casa cae... cae seguro...

P.D. 2 Ahora te mando la papeleta.

Montesinaí dijo...

jajaaj
Es verdad, los travelos por allí celebrando algo tan poco Español y nosotros viendo una Procesión..
Un saludo